22 DE Agosto DE 2017

Hoy se cumple un año de la desaparición de Diana Quer. En los últimos 12 meses, el caso de la joven desaparecida ha generado mucho interés mediático.

La joven se encontraba veraneando con su madre y su hermana en A pobra do Caramiñal (A Coruña) cuando desapareció en la madrugada del 22 de agosto de 2016. La última vez que Diana fue vista fue en torno a las 2.40 horas en el paseo marítimo de O Areal, cuando se dirigía a su casa.

Desde el comienzo de la investigación el teléfono móvil ha sido considerado uno de los elementos claves para encontrar a la joven. En el trayecto, Diana Quer envió varios mensajes a través de la aplicación de mensajería instantánea WhastApp. En uno de ellos decía “Me estoy acojonando un gitano me estaba llamando”, a lo que su amiga le respondía “Y qué t ha dicho?”. “Morena ven aquí” fue el último de los mensajes enviados por parte de Diana a su amiga.

En octubre de 2016 apareció el teléfono móvil de la joven. Fue un mariscador de la ría de Arousa el que lo encontró mientras faenaba.  Sin embargo, tras recuperar de manera parcial una copia de seguridad del contenido del móvil no se obtuvo información relevante.

Las diferentes líneas de investigación se han ido derrumbando por falta de pruebas o testigos. A pesar de que el caso esté desactivado judicialmente desde abril, La Policía Judicial de la Guardia Civil continúa buscando nuevas pistas para encontrar a la joven desaparecida.

Hay ciertas similitudes con el caso de la desaparición de Natalee Ann Holloway en Estados Unidos. Ambas jóvenes desaparecieron a altas horas de la madrugada y ambos casos recibieron un alto interés mediático. Sin embargo, a diferencia del caso de Natalee Ann Holloway, en el caso de Diana Quer no existe un sospechoso principal.

También te puede interesar