16 DE febrero DE 2017

– Observa siempre tu entorno… y el de tus vecinos. Su comportamiento puede dejar pistas .
– Su estilo de vida, su estabilidad sentimental y cómo actúa con su comunidad son los indicadores más relevantes.

¿Quién no ha pensado, tras leer un suceso impactante o ver una película de cine negro, si entre alguno de nuestros conocidos podría esconderse un asesino? Hay ciertas pistas que podrían indicarnos que nos encontramos ante una personalidad criminal, y aunque no sean infalibles, sí podrían mantenernos alertas.

1. Según su estilo de vida

Al principio observarás que su tendencia al aburrimiento le provoca un cambio constante de actividad, necesita cada vez más estímulos y se cansará de cualquier opción profesional. Es muy posible que no tenga ninguna actividad duradera y lleve un estilo de vida parasitario sin preocuparse por el futuro. Probablemente le veas deambular de un lugar a otro o pasar largos periodos sin salir de casa. Quizás quieras empezar a observar sus idas y venidas…

2. Según su forma de interrelacionarse con los demás

Entramos en arenas movedizas, y es que es el terreno más difícil de dilucidar en el caso de un potencial… asesino. ¡Pero también es el más esclarecedor!

Por un lado, pensarás que el sujeto posee un magnífico don de palabra y seguridad en sí mismo. Su grandilocuencia y méritos personales podrán envolverte hasta hacerte creer en su capacidad para alcanzar el éxito en todo lo que aborda. Sin embargo, si prestas atención, podrás comprobar que su verdadera intención es la de manejar a su interlocutor y nunca consigues ganar una discusión con él.

En realidad, este tipo de personas son falsamente sociales y, si quieres ponerlo a prueba y confirmar tus sospechas, tiéntalo llevándole la contraria, comprobarás cómo cambia su reacción cuando alguien no le da el beneplácito, llegando a manifestar su soberbia y egocentrismo de forma agresiva (verbal e incluso físicamente).

3. Según su estado sentimental

Tendrá el mismo comportamiento inestable en el ámbito sentimental. Posiblemente hayas sido testigo de una larga lista de romances cortos e incluso quizá te haya sorprendido saber que se ha casado en varias ocasiones y que sus matrimonios han sido muy breves. Los conflictos en su casa serán habituales. Es el momento de empezar a prestar atención cuando se escuchan ruidos extraños procedentes de su vivienda.

4. Según su demostración de afecto

En su trato contigo detectarás un afecto superficial sin involucrarse en ningún aspecto de la vida que no sea únicamente por su propio interés. Si en algún momento parece que realiza alguna acción que pueda favorecerte, posiblemente el más beneficiado sea él. Hay que estar alerta y no pedirle ningún favor, a no ser que quieras conseguir una prueba más, porque sentirá que estás en deuda con él y te lo hará saber.

5. Incapacidad de ponerse en el lugar del otro

Otro indicio que puede darte más pistas es el tipo de reacción que manifiesta cuando comete algún error o causa un daño externo a un tercero. El trato afable que observaste en otras ocasiones se transformará en frialdad. Comprobarás que en ningún momento asumirá la culpa de sus acciones e incluso podrá hacerse la víctima para mantenerte en su terreno. Si has llegado a este punto, es mejor dejarte de pruebas y empezar a mantener la distancia.

6. Tendencia a la mentira patológica

Llegados a este punto te habrás dado cuenta que muchas de las conversaciones que habéis tenido estaban llenas de incoherencias. Estás a punto de descubrir su habilidad para la mentira compulsiva y patológica. El riesgo de esta actitud es su tendencia a la estafa. Contrasta la información que tu vecino te ha dado con lo que has podido averiguar de él. Si tus temores se cumplen…

*Este artículo tiene como objeto plantear una situación lúdica irreal. No obstante, las diferentes pistas son una recopilación de los rasgos comunes de los psicópatas según nuestro artículo “ 10 RASGOS QUE IDENTIFICAN
A UN PSICÓPATA”.

También te puede interesar