21 DE noviembre DE 2017

La ciudad de Jacksonville, en Florida, es una de las más peligrosas de Estados Unidos conocida por las tensiones entre la comunidad afroamericana y las autoridades. Además, el estado de Florida cuenta con las leyes criminales más estrictas de todo el país. Es uno de los lugares con más ejecuciones por pena capital.

Según la policía de la ciudad, la cifra de homicidios en Jacksonville alcanzó 120 muertes durante el año 2016. Es el dato más elevado desde 2008 y suponen siete asesinatos más que en 2015. La ciudad cuenta con una población de 880.000 personas. America’s Urban Centers comparó el índice de asesinatos de 61 ciudades de EEUU y Jacksonville resultó ocupar la posición 22, convirtiéndola en la ciudad con la estadística más alta de Florida. La tasa de criminalidad es un 86,6% más alta que la media de Estados Unidos.

Por otro lado, Jacksonville cuenta con el sistema de justicia más duro de Estados Unidos. El gobernador del estado de Florida, Rick Scott, firme defensor de la pena de muerte autorizó una ley en julio de 2017 que refuerza las penas contra los delitos relacionados con las drogas. Esta ley pena con hasta 25 años de cárcel la posesión de opiáceos sintéticos.

Jacksonville cuenta con una fuerte tradición racista. En agosto de 2017 Florida aplica la pena de muerte por primera vez a un hombre blanco por el asesinato de un negro. Nunca antes se había ejecutado a un hombre blanco por un crimen racial. Mark James Asay, que mató de un disparo a un afroamericano en Jacksonville, ha sido el primero también en recibir una inyección letal de un anestésico nunca empleado en una ejecución. Las farmacéuticas están dejando de vender este componente en los estados que permiten la pena de muerte para que deje de usarse para este fin puesto que no asegura la correcta sedación del reo.

La ejecución de Mark James Asay llega tras un parón de 18 meses en la aplicación de la pena capital en Florida. La Corte Suprema de Estados Unidos declaró inconstitucional la condena en enero de 2016. El congreso de Florida aprobó la modificación de la ley para poder dictar sentencias de pena de muerte siempre y cuando hubiera unanimidad por parte del jurado por lo que finaliza el periodo de paréntesis en la aplicación de la pena.

En Estados Unidos se han ejecutado a 288 negros por crímenes raciales y tan solo a 20 blancos desde la instauración de la pena de muerte en 1976. Florida, es el segundo estado con más ejecuciones por pena capital en EEUU, detrás de California, con el doble de población.

Jacksonville tiene una alta tasa de criminalidad relacionada con asesinatos y homicidios. Cuenta con el sistema de justicia más duro de Estados Unidos. Y en su prisión se ha aplicado la pena de muerte a menores en casos repletos de polémica. Si quieres conocerlo todo sobre la capital del asesinato no te pierdas los NUEVOS EPISODIOS de Justicia Americana los MIÉRCOLES a las 23:30h en Crimen e Investigación.

También te puede interesar