6 DE julio DE 2017

La realidad supera a la ficción. Esa es la primera idea que nos viene a la cabeza cuando repasamos la lista de algunos de los secuestros más impactantes que han tenido lugar durante las últimas décadas.
1. El monstruo de Amstetten
Ha sido el caso más mediático de los últimos años y no es para menos. Josef Fritzl encerró durante 24 años a su hija, Elizabeth, y a los siete hijos que tuvo con ella. Fritz comenzó a abusar de su hija cuando esta tenía 11 años. Durante más de dos décadas, Elizabeth fue amenazada, violada y agredida repetidamente hasta que la policía la descubrió.
2. El monstruo de Francia
Un caso aún más duradero fue el de la francesa Lydia Goulardo, que estuvo secuestrada por su padre, con el que tuvo seis hijos, durante 30 años (1971-1999). Lydia no pudo salir al exterior hasta la muerte del secuestrador. Raymond Gouardo la castigaba regularmente rociándole ácido clorhídrico y no le enseñó a leer ni escribir. Al poco de salir, tuvo otro hijo de una violación.
3. El caso de Natasha Kampusch
Natasha Kampush fue secuestrada por Wolfgang Přiklopil, un desconocido, cuando tenía 10 años de edad. La chica estuvo encerrada en un zulo de 5 metros cuadrados durante algo más de 8 años, desde 1998 a 2006. Tenía una puerta de acero y no contaba con ventanas ni iluminación natural. Natasha pudo escapar y pedir ayuda, tras lo que Přiklopil se suicidó tirándose a las vías del tren.
4. Genie, la niña salvaje
Genie fue encerrada en un cuarto por su padre, Clark Gray Wiley, que temía que los servicios sociales le quitaran la custodia por la ceguera de su madre y una posible discapacidad intelectual. Durante 13 años, no tuvo contacto con nadie más, encerrada en su habitación con las ventanas tapadas. Finalmente su madre, que sufría violencia de género, decidió escapar y llevarse a sus dos hijos con ella. Genie solo conocía 20 palabras y seguía usando pañal.
5. Elisabeth Smart, la revelación de Dios
Elisabeth Smart fue secuestrada a los 14 años por Brian David Mitchell, un vagabundo contratado por su madre para hacer chapuzas en su casa. Durante los 9 meses que estuvo secuestrada, su captor y su esposa le casaron con él y le obligaban a tener sexo, beber y fumar. Los secuestradores afirmaban que Brian tenía revelaciones divinas que le pedían que la violara. Elisabeth consiguió convencer a Mitchell de que Dios le había dicho que volvieran a su estado natal, donde la policía les descubrió y la puso en libertad.

También te puede interesar