Elizabeth Smart pasó nueve meses cautiva después de que la secuestraran en su casa de Salt Lake City, Utah. Tenía tan solo 14 años cuando Brian David Mitchell y su mujer, Wanda Barzee, la raptaron a punta de cuchillo. Ahora se ha convertido en una activista de la seguridad infantil y en contra de los delincuentes sexuales. 

El secuestrador era un vagabundo que la madre de la niña había contratado en una ocasión para hacer una serie de arreglos en la residencia familiar. La noche del 5 de junio de 2002 Mitchell se dirigió a la habitación de la pequeña y la obligó a acompañarle. Elizabeth estaba dormida cuando el vagabundo la despertó para decirla que tenía un cuchillo en su cuello y que no hiciera ni el más mínimo ruido o mataría a toda su familia. Su hermana pequeña pudo ver lo que pasó y se convirtió en la única testigo del lamentable episodio. Caminaron varios kilómetros hasta llegar a un camping donde les esperaba la esposa de Mitchell.

Fue liberada el 12 de marzo de 2003, nueve meses después de la captura, gracias a la colaboración ciudadana y la ayuda del programa estadounidense America’s Most Wanted. Durante el tiempo que pasó capturada Elizabeth vivió un verdadero infierno. Mitchell abusaba sexualmente de ella todos los días, la ataba a un árbol durante horas y la amenazaba de muerte si intentaba escapar. Justificaba todas sus acciones como si se tratara de una “revelación de Dios” y en su nombre la forzaba a beber, a fumar y a mantener relaciones con él. Se pasaba días sin alimentar a la joven y la obligaba a participar en ceremonias religiosas que Mitchell y Barzee llevaban a cabo, como el “matrimonio” entre el secuestrador y la adolescente. Mitchell creía que era un profeta de Dios y que recibía revelaciones divinas. El objetivo del secuestrador era adoctrinar a la joven y “lavarle el cerebro”.

Gracias al testimonio de Mary Katherine, la hermana de Elizabeth, se pudo identificar al vagabundo, que se hacía llamar Immanuel. La fotografía de Mitchell se difundió a través del programa televisivo America’s Most Wanted. Smart convenció a su secuestrador de regresar a Salt Lake City asegurando que Dios se lo había trasmitido. Finalmente, un vecino reconoció a Mitchell paseando con Smart. Las autoridades arrestaron al secuestrador y su mujer y liberaron, por fin, a Elizabeth.

Poco a poco, Elizabeth recuperó su vida con su familia. Siempre demostró una madurez inusual a su edad. Creía que vivir en el pasado era improductivo. Decidió que tenía que contar su historia y ayudar a otras personas. Terminó sus estudios y se convirtió en una periodista y activista muy comprometida con la seguridad infantil. Es un gran ejemplo de superación personal y ayuda a otras personas supervivientes de secuestro además de víctimas de abusos sexuales.

Es un personaje público en Estados Unidos y ha sido entrevistada en múltiples ocasiones en televisión, por ejemplo, en el programa de Oprah Winfrey.  Ha colaborado en la publicación del libro You’re not Alone (No estás solo) del departamento de Justicia de los Estados Unidos. También fundó la asociación Elizabeth Smart Foundation cuyo objetivo es educar a los niños sobre los crímenes violentos y sexuales en Internet. Ahora está casada y tiene dos hijos.

También te puede interesar