el líder de los Davidianos

El 19 de abril de 1993 marca en el estado de Texas una fecha para recordar en los anales de su historia. El incendio del rancho de la secta religiosa denominada Los Davidianos acabó con la vida de todos sus integrantes, incluido su líder.

La semilla de una iluminación

Vernon Wayne Howell, nacido el 17 de agosto de 1959 en Texas, tuvo una infancia marcada por el conflicto. Hijo de una madre soltera nunca llegó a conocer a su padre. Su madre lo abandonó, dejándolo al cargo de su abuela. A los pocos años regresó casada con un hombre alcohólico y violento con el que tuvo un hijo.

A los 8 años sufrió abusos sexuales, era disléxico y con escasa capacidad para los estudios. Sin embargo, a los 11 años memorizó el Antiguo Testamento, y desarrolló un interés patológico por la biblia.

Pronto empezó a aflorar una esquizofrenia marcada por las revelaciones que encontraba tras sus lecturas de los textos sagrados. Veía mensajes dirigidos a él entre las páginas de la biblia. Se unió a la iglesia Adventista del séptimo día, pero fue expulsado por el acoso a la hija del pastor, con la que debía casarse por mandamiento divino.

Obsesión por ser el elegido

En 1981 prueba suerte con los Davidianos, una secta religiosa surgida con los adventistas expulsados que estableció su sede en el rancho ¨Monte Carmelo¨. Llevado por un intenso complejo de dios, que le lleva incluso a cambiarse de nombre y presentarse como David Koresh a partir de entonces, tiene como meta el liderazgo de la secta. Se une sentimentalmente a una anciana septuagenaria con la misión de proporcionarle el hijo elegido por dios. Comienza entonces una pugna bélica por el poder, dividiéndose entre dos bandos.

Finalmente decide marcharse del rancho junto con una veintena de seguidores y se dedican a captar adeptos por lugares sagrados. En Israel utiliza su don de la profecía y se proclama Ciro II el grande, pero regresa de nuevo a Texas tras visionar que es el lugar de su sacrificio.

Autocracia y manipulación

Para entonces, Koresh ya ha conseguido formar su propia congregación, donde él es el líder indiscutible. Tras dejar al margen al líder de los Davidianos mediante el matrimonio con su hija de 14 años, toma el poder y comienza a establecer sus propias reglas divinas.

El perfil de los fanáticos religiosos es muy vulnerable y no le resulta difícil manipularlos y hacerles dependientes de su liderazgo. Impone como ley la poligamia, llegando a tener múltiples concubinas menores de edad. Creó su reino en el rancho donde solo él dicta las normas. Su egocentrismo no tiene límites y su poder va más allá de las leyes del estado, del bien y del mal. 

Amotinamiento y tragedia

El 19 de abril de 1993 las autoridades se proponen desmantelar la secta alegando la tenencia ilícita de armas de fuego y las acusaciones de abusos sexuales a menores. Este hecho hace que el líder de la secta se amotine con todos sus fieles dentro del rancho Monte Carmelo y lo convierta en un fortín. Sin embargo, las cosas no salen como se preveían. Un incendio acaba con la vida de todos los davidianos, incluido su líder. En la tragedia murieron un total de 54 adultos y 21 niños, la mayoría de los cuales aparecieron calcinados. Koresh en cambio, tenía una herida de bala en la frente.

¿Accidente o suicidio?

Se abrieron varias investigaciones para esclarecer el origen del incendio. La versión oficial da el caso por cerrado alegando que fue un suicidio colectivo. Otras fuentes indican que fue accidental, pero provocado por el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de los agentes federales.

Sea cual sea la versión real, característico de los líderes de sectas religiosas que aíslan a sus seguidores de la sociedad.

También te puede interesar