Es el modo en el que un asesino comete un crimen sin mostrar ningún tipo de remordimiento o empatía por la víctima. Los criminales suelen sufrir un trastorno de personalidad doble comportándose en su vida normal como ciudadanos integrados en la sociedad y como asesinos premeditados. Los mercenarios o asesinos a sueldo son un ejemplo de este modo de asesinar.

También te puede interesar