Consiste en la acusación falsa de un delito a una persona física, no jurídica, sin las pruebas necesarias para que pueda ser considerado un hecho delictivo ante la ley. El objeto de la calumnia es causar daño al acusado y debe contener dos premisas fundamentales para considerarse como tal:
– La acusación de unos hechos concretos
– La falsedad de los hechos

También te puede interesar