Es un delito que consiste en causar daño a equipos informáticos, sistemas electrónicos o redes de internet. La ley estipula como crímenes cibernéticos los casos de fraude, sabotaje, robo de identidad, espionaje, apropiación de datos, piratería, pornografía infantil y todos aquellos que atenten contra la propiedad pública y privada. Son penalizados según las leyes vigentes en cada país.

También te puede interesar