Es un delito que se produce cuando un funcionario público acepta un soborno. Puede ser dinero, un regalo o una promesa y no se distingue si lo recibe él mismo o a través de otra persona.
A cambio de ese soborno, el funcionario, en el ejercicio de su cargo, hace u omite una acción con el objetivo de beneficiar al cohechador.

También te puede interesar