Son los indicios asociativos que se encuentran en la escena de un crimen y que facilitan información sobre el autor, el modus operandi y la víctima. Algunos ejemplos de evidencias físicas serían:

● Huellas dactilares, pisadas o surcos de ruedas de vehículos.
● Restos de materiales biológicos (sangre, cabellos, uñas, piel…)
● Materiales sintéticos (fibras, maquillaje, productos químicos…)
● Armas (blancas, de fuego, objetos punzantes…)

También te puede interesar