Es uno de los 5 tipos de homicidio. Tiene lugar cuando un ser humano, con dolo o intención, pone fin a la vida de otra persona, en este caso, sin que concurra ninguna de las circunstancias agravantes o atenuantes previstas por la Ley (premeditación, alevosía, ventaja y traición).

Conlleva una pena de 10 a 15 años de prisión.

También te puede interesar