Es el trámite burocrático de apertura de una investigación judicial cuando se considera que se ha cometido un hecho delictivo que implica a uno o varios individuos.

Cualquier persona física o jurídica puede interponer una querella por delitos privados o públicos ante el juez competente, sea parte o no afectada, y ha de hacerlo a través de un procurador.

También te puede interesar