Es un tipo de perversión, cuyo término procede del escritor francés Marqués de Sade, que consiste en obtener placer a través de acciones que infringen dolor físico o causan humillación en un ser vivo, sea animal o persona. Los actos de sadismo no están relacionados exclusivamente con el ámbito sexual y pueden ser realizados con el consentimiento del otro.

También te puede interesar