Es la sentencia que, por estar confirmada, por no ser apelable o, por haberla consentido las partes, causa ejecutoria. A diferencia de la sentencia definitiva (se produce en primera instancia), sobre ésta ya no cabe recurso alguno pues ha dado fallo el último tribunal que puede entender la causa.

También te puede interesar