Es un estado psicológico similar al producido por el Síndrome de Estocolmo con la diferencia de que en este caso el secuestrador es el que siente empatía hacia su rehén. Su origen procede del secuestro producido en la embajada de Japón en Perú en 1996 que culminó en la liberación de los rehenes por compasión.

También te puede interesar