19 DE noviembre DE 2019

Ser capaces de reconocer a un serial killer es una de las principales preocupaciones de todo equipo de criminología. Si pueden establecerse unas características comunes a todos ellos, los investigadores lo tendrán más fácil a la hora de elaborar un perfil psicológico que les permita dar con ellos y evitar que sigan asesinando. Hasta el momento, esta tarea es una de las asignaturas pendientes de la criminología, pues no existe consenso entre los expertos respecto a qué rasgos identifican a un asesino en serie.
En este artículo analizamos los estudios más relevantes del presente y pasado siglo, para encontrar al menos las 6 características en las que parece existir mayor acuerdo.
En el libro Psicópatas criminales. Los más importantes asesinos en serie, el periodista especializado Carlos Berbell y el investigador de la policía científica Salvador Ortega afirman que, aunque son un misterio, todos poseen un rasgo común:

1. Padecen una psicopatía o trastorno antisocial de la personalidad

“Un psicópata no es un enfermo mental –explican–, sino una persona que sufre una alteración de su conducta, que puede distinguir entre el bien y el mal y que elige, voluntariamente, el mal”.

2. Los asesinos de varias víctimas, quizás en un tiempo limitado

En el libro Serial Killers and the Phenomenon of Serial Murder: A Student Textbook (2015), la directora del Centro de Terminología Aplicada de la Universidad de Birmingham, Elizabeth Yardley, define al asesino en serie como aquel criminal que mata a tres o más personas en un periodo de al menos 30 días, “motivado principalmente por la gratificación psicológica que estos crímenes le proporcionan”.

3. Están obsesionados con el poder

Son individuos que necesitan mantener el control de la situación y por eso recopilan información sobre sus víctimas. Por su parte, Berbell y Ortega lo describen así: “todos persiguen un chute muy especial: la sensación de placer y de poder que les da el matar a un semejante con toda impunidad”.

4. Poseen una personalidad narcisista

Suelen tener una inteligencia superior a la media, sobrevaloran sus habilidades y muestran una necesidad excesiva de llamar la atención y ser admirados. Son egoístas y sólo consideran sus propios deseos. Además, poseen un gran ego que les lleva a presumir de sus crímenes y a guardar trofeos.

5. Son manipuladores y persuasivos

Se muestran ante las personas que les rodean como débiles y complacientes pero en realidad están dotados de una gran capacidad para mentir y persuadir a los demás. Son capaces de identificar las vulnerabilidades de sus víctimas y las utilizan para que hagan cosas que de otra forma no harían.

6. Participan en su comunidad

Pero no solo participan en ella, sino que pasan desapercibidos en la sociedad. Son hábiles actores, mostrando ante el resto de individuos, aquel personaje más acorde a su objetivo. Es eso que tantas veces hemos oído de que “era un tipo muy amable que siempre saludaba”. Los asesinos en serie son lobos con piel de cordero.
Finalmente, los expertos señalan una última característica común a los asesinos en serie:
Sienten que sus actos tienen una motivación o justificación. Esta justificación es lo que domina su conducta, por lo que rara vez muestran remordimientos.

También te puede interesar