23 DE marzo DE 2020

Estamos hartos de ver en las noticias como un vídeo de acoso provoca que el o la protagonista se autolesione o peor aún, se suicide. Un vídeo íntimo, compartido en un momento dado teniendo la confianza de que jamás saldría de la relación, puede ver la luz cuando la relación acaba. Lo cierto es que tenemos que tener mucho cuidado de lo que compartimos en redes o en mensajería, porque nadie te asegura que el receptor borre el vídeo o que vaya a hacer algo ilícito con él. Porque antes de nada algo tiene que quedar claro, compartir un vídeo de otra persona sin su consentimiento, es delito.

Para intentar acabar con la impunidad de la persona que saca a luz un vídeo íntimo, la Agencia Española de Protección de Datos lanzó en septiembre de 2019 una vía rápida de denuncia. A través de este canal, se denuncia a la persona que ha difundido el vídeo o las imágenes además de requerir que desaparezca de internet. Para denunciar tan solo hay que entrar en el canal prioritario y denunciar. No tiene por qué ser un vídeo tuyo, sino que si tienes conocimiento de que ese tipo de material circula por la red y no cuenta con el consentimiento de las personas afectadas, también puedes denunciar.

En este canal puedes denunciar fotografías, vídeos, audios y textos de carácter sexual o violento que se difundan en la red sin la autorización de la víctima. Esta nueva herramienta pretende acabar con los casos de ciberbullying así como las «pornovenganzas».

Una de las novedades del canal está dirigida a los adolescentes. Las personas entre 14 y 17 años podrán denunciar de forma anónima, sin el consentimiento paterno, las imágenes que quieran retirar.

 

Etiquetas: , , ,

También te puede interesar