26 DE septiembre DE 2018

Interrogatorios para obtener una confesión

 

Cuando se produce un crimen y el hecho llega a manos de la policía, comienza una investigación policial. Se recogen pruebas, se analizan los hechos y se entrevista a víctimas (si no ha sido un asesinato) y a testigos y, en caso de encontrar sospechosos se les interroga.

 

En los interrogatorios no se hacen preguntas al azar, si no que se utilizan técnicas interrogativas muy concretas para tratar de conseguir una confesión por parte del sospechoso. Ese es su principal fin. La ley regula este tipo de técnicas para que el interrogador no se pase de la raya a la hora de conseguir una confesión. Por ejemplo, está terminantemente prohibido utilizar la tortura, ya sea física o psicológica. Aunque la Military Commissions Act de Estados Unidos, firmada en 2006 por George Bush levantó ampollas en este sentido, ya que dejaba abierta la posibilidad de utilizar técnicas de tortura en casos de terrorismo, aunque la constitución de Estados Unidos lo prohíbe terminantemente.

 

En muchas de las ocasiones, el interrogatorio viene precedido de una entrevista. La diferencia fundamental radica en el objetivo y los métodos utilizados entre cada una de ellas. En la entrevista, al contrario que en el interrogatorio, se trata de conseguir información acerca de los hechos, sin el objetivo de conseguir confesión. Se utilizan otro tipo de preguntas, no acusatorias, y es el entrevistado quien debe hablar durante un 80% del tiempo, respondiendo a preguntas concisas.

 

Existen dos métodos principales que un policía o investigador utiliza para interrogar a un sospechoso:

METODO REID

 

Cuando los resultados de la investigación y la entrevista indican que un sujeto podría estar involucrado en un crimen, se pasa al interrogatorio. El método REID consiste en un interrogatorio acusatorio en el que el interrogador le da a entender al sospechoso que los resultados de la investigación indican que él es el culpable. El investigador debe hablar durante casi todo el tiempo, haciendo del interrogatorio un monólogo, mostrando una actitud comprensiva, amable y paciente. Este método consta de nueve pasos:

 

 

  1. Confrontación directa: al sospechoso se le hace saber de forma directa o indirecta que existe evidencia suficiente como para incriminarlo. Sea cierto o no.

 

  1. Desarrollo: este paso tiene la intención de contrastar con el primero, por lo que se pone al sospechoso en lugar de víctima, argumentando excusas que lo alejen de la culpabilidad.

 

  1. Evitar que el sospechoso se excuse a sí mismo: este es uno de los pasos más importantes, ya que evitar que la persona se justifique a sí misma diciendo que es inocente o que no lo hizo, evita que fortalezca su capacidad mentalde defenderse.

 

 

  1. En este punto la persona va a crear una justificación citando los motivos y razones por las que no cometió el delito. Generalmente cuando la persona crea un concepto secundario para explicar por qué no tenía el motivo de hacer lo que supuestamente hizo, significa que es culpable.

 

 

  1. Mostrar sinceridad: la intención es crear un vínculo con el individuo mostrándole sinceridad y comprensión. El fin de este paso es aumentar la receptividad de la persona y disminuir sus defensas, haciéndola creer que a pesar de la presión es comprendido y apoyado.

 

  1. El sospechoso se tranquiliza y comienza a escuchar, el contraste de presión y apoyo en la entrevista, provoca que vea al entrevistador como una figura paternal. En el caso de los culpables, es normal el llanto contenido a causa de la presión. Es importante darle alternativas en este paso ya que, en el caso de los culpables, tener alternativas los abstrae de la situación que enfrentan y buscan “salirse de la manera fácil” aceptando el “mal mejor”.

 

  1. Alternativas: en este punto se realiza una pregunta alternativa que solo tiene dos respuestas y en ambas se asume la culpabilidad. La diferencia entre las respuestas es que una es socialmente más aceptable que la otra, haciendo parecer al sospechoso que su culpa se minimiza. Un ejemplo simple podría ser: ¿lo has hecho por motu propio o te han obligado? Un inocente respondería que no o se enfadaría, pero la presión lleva al culpable a intentar justificarse nuevamente sin prestar atención a la doble intención de la pregunta.

 

  1. En este punto se deja hablar sobre los hechos, se piden opiniones e ideas. Es muy normal que, si es en este paso todavía no ha habido confesión, la presión lleve al sospechoso a confesar, viendo que su coartada deja de sostenerse.

 

  1. La confesión: Si existe confesión, ha de documentarse.

 

Este método crea controversia, ya que puede provocar confesiones falsas habitualmente. Además no está permitido en todos los países, puesto que puede estar prohibido mentir o que sea obligatorio informar del derecho a guardar silencio.

 

 

 

MÉTODO PEACE

 

Se trata de un método de interrogación mucho menos invasivo, en el que no se utiliza el engaño y se escucha al sospechoso sin interrupciones. Por sus siglas en inglés significa Preparation and Planning, Engage and Explain, Account, Closure and Evaluate, Preparación y planificación, participación y explicación, cuenta, cierre y evaluación, y son precisamente estos pasos los que componen este método:

 

  1. Preparación y planificación. Los interrogadores deben crear un plan de entrevista por escrito, centrándose en cuestiones tales como los objetivos y el orden de las preguntas. Entre otras cosas, el plan debe incluir el tiempo que el sospechoso ha estado bajo custodia, los temas que se tratarán y los puntos necesarios para probar la acusación o proporcionar una defensa. Los interrogadores deben considerar las características del sospechoso que podrían ser relevantes para el plan (por ejemplo, los antecedentes culturales podrían afectar la forma en que alguien prefiere ser atendido). Los entrevistadores pueden necesitar visitar previamente la ubicación de la entrevista.

 

  1. Participación y explicación: los entrevistadores deben involucrar a la persona, incluido el uso de la escucha activa para establecer una relación con él o ella. Los interrogadores deben explicar los motivos del interrogatorio y sus objetivos. También deben explicar las fases.

 

  1. Cuenta: se deben utilizar las preguntas adecuadas y la escucha activa para obtener del entrevistado la narración de los hechos. Las preguntas deben ser cortas y sin jerga. En general, se deben evitar las preguntas compuestas.

 

  1. Cierre: esta etapa debe planificarse para evitar un final abrupto de la entrevista. Entre otras cosas, los entrevistadores deben resumir al sospechoso los acontecimientos.

 

  1. Evaluar: los entrevistadores deben evaluar posteriormente la entrevista para saber si el sospechoso encaja con la investigación en su conjunto, determinar si son necesarias medidas adicionales, y plasmar el rendimiento del interrogatorio.

 

Este método es utilizado de manera habitual por la policía inglesa.

 

 

 

También te puede interesar