15 DE noviembre DE 2019

En los años 80 en Corea del Sur un asesino en serie tuvo atemorizado a todo el país. Entre 1986 y 1991 10 mujeres (entre los 16 y los 70 años) fueron violadas, estranguladas y asesinadas en la localidad de Hwaseong, a 40 km de Seúl, repitiendo el mismo modus operandi.

La policía desplegó su mayor operación de la historia en búsqueda del culpable. La lista de sospechosos llegó a superar las 21.000 personas, con miles de horas de entrevistas y millones invertidos para dar con el asesino en serie. A pesar de que todos los delitos prescribieron en 2006, este año dieron con un sospechoso que estaría relacionado con al menos tres de los asesinatos. Se trata de Lee Chun-Jae, condenado a cadena perpetua por el asesinato y violación de  su cuñada en 1994 y que cumple condena en la ciudad de Busan. El hallazgo se produjo al volver a hacer pruebas de ADN de la ropa de las víctimas que tras cotejarlas con el acusado, dieron positivo. Aún habiendo encontrado al autor, la policía cree que hay más implicados y continuará la investigación para intentar esclarecer los crímenes, aún sabiendo que no podrían condenar a nadie.

Fue tal el revuelo por los crímenes, que inspiraron la película Crónica de un asesino en serie de 2003 así como la obra de teatro de mismo nombre.

 

 

También te puede interesar