10 DE junio DE 2020

El Rambo de Requena fue capturado esta semana tras una espectacular persecución, dejando a un Guardia Civil y al propio prófugo heridos de gravedad.

Desde principios de año. Pedro L, o el Rambo de Requena como se le conocía, permanecía prófugo de la justicia. Se le acusaba de robo con violencia e intimidación en casas de campo por haber robado vehículos y haber disparado a un enólogo de Chelva. Este hombre de 28 años natural de Puerto de Sagunto ha llevado a las autoridades de cabeza al robas dos coches y una grúa que tras estrellarlos, le siguió otro coche para después fugarse a pie.

El estado de alarma le dio una tregua al criminal, que estuvo alternando allanamiento en distintas casas donde dejó un reguero de huellas que permitieron a la Guardia Civil seguir su rastro. El 25 de mayo el Rambo de Requena reapareció. Al intentar robar un coche, el dueño le sorprendió y sin mediar palabra el criminal le disparó en la cara y en el pecho, que por suerte al estar los cartuchos trucados no produjo daños. Consiguió fugarse y la Guardia Civil encendió todas las alarmas para dar con él, teniendo una descripción actualizada así como datos de su ropa. Se sabía que tenía dotes de supervivencia, así como gran conocedor de la montaña y de manejar armamento, de ahí su mote.

Consiguieron estrechar el círculo y durante días estuvo en pueblos como Mora de Rubielos, Arcos de Salinas o Torrijas. Gracias a una llamada de un vecino que aseguraba haberle visto, la Guardia Civil supo dónde buscarle y en qué vehículo se movía. Cuando el agente de la benemérita le dio el alto, el Rambo de Requena le disparó de gravedad en el abdomen para después comenzar una huida a pie. Horas que tuvieron a todo el pueblo en alerta al ser testigos de una increíble persecución por Muniesa. A pesar de que consiguió huir a Andorra, fue finalmente reducido con arma de fuego y actualmente se recupera en un hospital antes de pasar a disposición judicial.

También te puede interesar