10 DE agosto DE 2019

El mes pasado BITPoint el mercado japonés de criptomonedas, hacía un anuncio que dejaba a todos los usuarios de bitcoins con un nudo de la garganta. Sus fondos que ascendían a 28 millones de euros fueron robados. Estas criptomonedas pertenecían a clientes y a sus propios fondos lo que sumada a la caída en picado de la compañía en bolsa, podría llevarles al cierre. Y es que no es la primera vez que una compañía echa el cerrojo tras sufrir un robo. En 2014 la casa de cambio MtGox tuvo que cerrar tras sufrir el robo de 850.000 bitcoins. A pesar de las medidas de seguridad que tienen hoy en día estas compañías, los hackers logran hacerse con el control de sus sistema y operar a su antojo incluso en periodos amplios de dos o tres horas.

No es el primer caso de robo de bitcoins en Japón. Desde hace un cuatro años el hackeo de los sistemas de seguridad de las compañías de criptomonedas japonesas es algo que se está convirtiendo en habitual. Los hackers atacan más a las compañías del país nipón ya que allí el negocio de las criptomonedas está en auge, siendo el país con mayor comercio de esta divisa. Aunque pueda sorprender la cantidad de dinero robada ni se acerca al mayor robo que sufrió el operador japonés Coincheck en enero de 2018. En aquella ocasión los hackers se hicieron con el control de los sistemas de la compañía llevándose activos por valor de 534 millones de dólares. Los ladrones no fueron a por los Bitcoins sino que fueron a por otra moneda virtual menos utilizada pero en el top 10 del mercado, las NEM. A pesar de saber a qué cuenta se trasladaron los fondos, aun hoy no han podido dar con los autores ni recuperar el dinero de sus clientes.

El trabajo de los hackers fue tan sutil, que Coincheck no se dio cuenta del robo hasta ocho horas más tarde. Fue entonces cuando congelaron los depósitos y retiradas de moneda, pero era demasiado tarde. Es hasta hoy en día el mayor robo de moneda digital jamás cometido.

 

También te puede interesar