13 DE octubre DE 2020

Durante años las sectas han cautivado a cientos de miles de personas por sus mensajes e ideas. Los famosos no son ajenos a ellas y para las sectas la gente con dinero es todo un objetivo que quieren alcanzar.

El grupo de culto NXIVM cautivó durante años a cantantes, empresarios, actores y actrices, políticos y ricos herederos. El mesías de esta sexta es Keith Raniere quién prometía liberar el potencial de quién le siguiera. Hombre de extremada inteligencia, estando en el Libro Guiness de los Récords como el de mayor cociente intelectual, atraía a la gente de altas esferas valiéndose del boca a boca y reuniones secretas exclusivas donde exponía su ESP (Programa de Éxito Ejecutivo). Utilizó la manida estafa piramidal para dilapidar las cuentas de quiénes se unían a su programa previo pago de una matrícula de 7000$. Estas personas tenían que trabajar para la organización sin descanso y traer más fieles.

Pero no solamente se quedaba en la estafa o en la falsa idea de que podía curar enfermedades, Raniere además obligaba a decenas de acólitas a mantener relaciones sexuales con él, ir encadenadas e incluso marcarse en su zona púbica sus iniciales KR. Las mujeres que eran tratadas vejatoriamente, entregaban fotos desnudas de ellas o cartas firmadas con sus secretos a Raniere, para que no tuvieran forma de escapar en caso de que decidieran dejar la organización. Una de las personas encargadas de reclutar mujeres era Allison Mack, quién tuviera su momento de fama hace una década con la serie Smallville. Mack incluso mandaba tweets a actrices famosas vendiendo «un increíble movimiento femenino» en el que estaba involucrada.

Tras más de cinco años de investigaciones, en 2017 por fin se detuvo a Raniere. El 19 de junio de 2020 un jurado de la Corte Federal de Distrito de Brooklyn (Nueva York, USA) declaró culpable a Raniere. La sentencia se conocerá este 27 de octubre.

Etiquetas: ,

También te puede interesar