17 DE noviembre DE 2020

Como si de un culebrón se tratara, llevamos semanas siguiendo las informaciones del juicio de Josep María Mainat y su todavía mujer Ángela Dobrowolski.

El productor de televisión conocido por haber formado parte de La Trinca, denunció hace un mes el intento de asesinato que sufrió a manos de su mujer. Según fuentes de la investigación de los Mossos d´Esquadra, la mujer de Mainat le administró dos dosis de insulina que estuvieron a punto de acabar con su vida. Mainat a pesar de ser diabético no necesita insulina, tan solo controlar sus niveles. Al parecer llevaban desde principios de año viviendo separados aunque se reunían cada noche en la casa familiar para poder cenar ambos con sus hijos y acostarles, pero después de eso Ángela se iba a su casa.

La defensa de Ángela por el contrario afirma que la relación no estaba rota y que incluso esa noche habían tenido relaciones. Pero todo se vuelve aún más difuso. La casa está llena de cámaras de seguridad y en ellas se puede ver como Dobrowolski va de la habitación de Mainat a la cocina hasta en 14 ocasiones. Se puede ver cómo prepara unas inyecciones detrás de la puerta de la nevera para evitar ser vista de lleno en las cámaras y después de administrarle las inyecciones estuvo hora y media a su lado midiendo sus niveles. Cuando cayó en coma esperó 20 minutos para llamar a la ambulancia. 

La defensa de Ángela intentará desmontar la acusación aduciendo que lo que le inyectó fueron vitaminas que el propio Mainat consumía asiduamente, aunque el productor niega rotundamente que las pidiera aquella noche y se extrañó de la insistencia de su mujer para inyectarle.

El caso está en manos del juzgado quién intentará esclarecer qué pasó aquella noche, quién miente, quién dice la verdad, todo ello con sus testimonios y las pruebas fundamentales de las cámaras de seguridad.

También te puede interesar