29 DE marzo DE 2019

El Ministerio del Interior ha anunciado que está trabajando en un plan especial contra posibles ataques informáticos y bulos en las elecciones del 28 de abril. Este plan de ciberseguridad, en el que trabajan 100 policías, se pondrá en marcha el próximo 1 de abril.

Como adelantó el diario El País el pasado 15 de marzo, desde el Ministerio del Interior han identificado tres posibles amenazas en las próximas elecciones generales: ataques a las instituciones o partidos, acciones contra el recuento de los votos y una campaña de desinformación con bulos.

Con este protocolo que se pondrá en marcha a partir del 1 de abril, Interior quiere prevenir la posibilidad de que se altere la voluntad del votante a partir de falsas informaciones, entre otras cosas. Para que sea efectivo, en este novedoso proyecto trabajan un centenar de agentes de la Policía y expertos en ciberseguridad.

Este plan cuenta con tres fases de desarrollo. La primera, del 1 al 11 de abril, es la fase de la precampaña de las elecciones. La segunda es la campaña de alerta, que se pondrá en marcha del 12 al 26 de abril. La última es la fase operativa, el 27 y 28 de abril, que incluye los actos de campaña, la jornada de reflexión y el día de la votación.

En el documento de Interior también se explica que cada ataque que se pueda detectar se clasificará dependiendo de su nivel de peligrosidad. Esta escala va desde los niveles de alto, muy alto y crítico. Además, las labores de vigilancia se harán tanto en las páginas abiertas, como redes sociales o foros, y en la conocida como Deep web o Internet profunda.

Este plan se enmarca en el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas y Ciberseguridad (CNPIC), dependiente del Ministerio del Interior. En las elecciones de 2015 y 2016 ya habían creado un protocolo de ciberseguridad, pero aseguran que eran mucho más básicos.

También te puede interesar