20 DE julio DE 2019

La noche del 19 de abril de 1989 marcó para siempre la vida de cinco chicos de Nueva York. Kevin Richardson (14), Raymond Santana (14), Antron McCray (15), Yusef Salaam (15) y Korey Wise (16) fueron detenidos por ir con un grupo de chicos acusados de causar destrozos y atacar a ciclistas en Central Park. Poco después de ser detenidos junto a otros 20 chicos, aparece Trisha Meili, violada y brutalmente golpeada. La policía lo vio claro, los violadores de la mujer tenían que ser los chicos que acababan de detener.

Los chicos fueron interrogados por separado sin el consentimiento de sus padres. Tras horas de negación de los hechos por parte de los chicos (ya que ellos no habían sido), y de ser sometidos a golpes por parte de los policías, les obligan a grabar una declaración inculpándose de los hechos.

La acusación se basó en la declaración (bajo amenazas) que los chicos habían hecho el día de su detención. Su ADN no se encontró por ninguna parte en Trisha Meili o en la escena del brutal ataque. Además, no pudo recordar nada de aquella agresión debido a las graves lesiones que sufrió. Todos los acusados declararon su inocencia en el juicio pero nada podría cambiar lo que ocurrió al final. En esos años las tensiones raciales en la gran manzana estaban a la orden del día y La alarma social que habían creado el alcalde de Nueva York Ed Koch y sobre todo Donald Trump no hizo ningún favor a los cinco de Central Park. Los chicos fueran juzgados públicamente antes de comenzar siquiera los juicios. El que ahora es presidente de Estados Unidos, Dondald Trump, llegó a pagar una campaña publicitaria pidiendo que fueran condenados a muerte.

Se celebraron dos juicios, dividiéndoles. En el primero Raymond, Antron y Yusef fueron condenados por violación, robo, motín y asalto y sentenciados a lo máximo permitido. Cada uno fue condenado a 7 años en una prisión juvenil. En el segundo juicio Yusef fue condenado a 7 años en una prisión juvenil. En cambio, Korey Wise que ya tenía 16 años fue sentenciado a 13 años en una prisión

EL VERDADERO VIOLADOR
En 2002 Matías Reyes compartía prisión con Korey Wise. Mientras cumplía la perpetua por la violación y asesinato de una mujer embarazada, confesó que él era el autor material de la violación de Central Park. Proporcionó detalles que solo el verdadero autor del ataque podría conocer. Las pruebas de ADN determinaron que fue él el verdadero asaltante de Trisha Meili y no los cinco chicos que fueron injustamente juzgados y condenados.
El 20 de diciembre de 2002 las condenas y todos los cargos contra Kevin Richardson, Raymond Santana, Antron McCray, Yusef Salaam y Korey Wise fueron retirados.

LOS CINCO DE CENTRAL PARK
Tuvieron que pasar 13 años para aquellos chicos fueran absueltos de todos sus cargos, además de haber tenido que parar su vida en seco cuando estaban comenzándola.
Los cinco decidieron denunciar a la ciudad de Nueva York pidiendo una compensación por los años perdidos y el sufrimiento sufrido. Fueron indemnizados con 41 millones de dólares, la mayor indemnización jamás dada por la ciudad de Nueva York.

También te puede interesar