24 DE diciembre DE 2019

Navidad, alegría, fiestas, celebraciones….todo es felicidad hasta que alguno decide aguar la fiesta.

Lo cierto es que Navidad es la época del año donde los delitos se disparan. Los robos aumentan debido a las casas vacías mientras vas a pasar las fiestas con la familia y las agresiones y robos aumentan fruto del alcohol y la soledad que mucha gente vive en estas fechas.

En 2008 Bruce Jeffrey Pardo asesinó a su exmujer y parte de su exfamilia política vestido de Papá Noel, cuando se presentó en la cena de Nochebuena. Entró en la casa armado de una pistola y un lanzallamas. Mató a su exmujer, sus exsuegros, cinco de sus cuñados y a su sobrino. Las tres primeras fallecieron a consecuencia de las llamas mientras que el resto lo hizo por las heridas de bala y la inhalación de humo.

Hay que remontarse a 1929 para hablar de uno de los peores crímenes en Navidades. En Carolina del Norte (EE.UU.) Charlie Lawson mató a su mujer y a seis de sus siete hijos. Los Lawson trabajaban en el negocio del tabaco. Dos años antes de la masacre habían comprado su propia granja y vivían acomodadamente de ello. El día del asesinato, Charlie Lawson se llevó a la familia a la ciudad para que se compraran ropa nueva y se hicieran un retrato familiar, después, varios volvieron a la granja y otros fueron a hacer recados. Primero mató a sus dos hijas de 12 y siete años a la entrada de la propiedad  cuando volvieron de casa de sus tíos. Charlie fue hacia la casa y acabó de otro disparo con su mujer que estaba en el porche. Fue entonces cuando entró y acabó también con la vida de su hija mayor y sus dos hijos pequeños de cuatro y dos años. Por último fue a la cuna de su hija de cuatro meses y también acabó con ella. El único superviviente fue su hijo de 16 años que estaba fuera haciendo recados para la granja.

Sin duda uno de los crímenes navideños más sonados fue el asesinato de JonBenét de tan solo seis años. El día de Navidad la pequeña reina de la belleza infantil fue hallada muerta en el sótano de su casa. Ocho horas antes, sus padres habían denunciado su desaparición tras encontrar una nota de rescate. La pequeña falleció por estrangulamiento además de por un fuerte golpe en la cabeza. El caso fue muy controvertido ya que todo apuntó desde un primer momento a sus padres, hecho que jamás pudo ser demostrado. 23 años después, se sigue sin saber qué ocurrió y quién o quiénes fueron los culpables del asesinato de la pequeña.

 

 

 

También te puede interesar