23 DE agosto DE 2019

De vez en cuando salta la terrible noticia, encuentran a alguna persona que llevaba prácticamente toda su vida recluida en casa o en algún otro lugar en contra de su voluntad.

Uno de los casos que conmocionaron a la sociedad fue el cometido por Ariel Castro. Este estadounidense secuestró y violó durante diez años a Amanda Berry, Michelle Knight y Gina DeJesus. Knight fue secuestrada en 2002 con 21 años, Berry en 2003 con 16 años y DeJesus en 2004 con apenas 14 años. Ambas tuvieron varios embarazos que no llegaron a término, pero Amanda Berry que llegó a dar a luz a una niña que hoy tiene 12 años. El 6 de mayo acabó la pesadilla para estas tres mujeres que vivieron entre nueve y 11 años de pesadilla. Amanda Berry logró escapar y llamar a la policía. Ariel Castro fue detenido, juzgado y sentenciado a cadena perpetua. Apenas un mes tras su sentencia, Castro fue encontrado ahorcado en su propia celda.

Cuando la pequeña Natascha Kampusch fue secuestrada con 12 años jamás pensó el infierno al que se enfrentaría durante seis años.

Su captor y violador, Wolfgang Priklopsilon la tuvo retenida en una habitación subterránea sometiéndola a todo tipo de vejaciones de las que hoy en día aun no se conocen por la negativa de Kampusch a hablar sobre ellas. Priklopsilon se suicidó el mismo día que todo salió a la luz.

Salt Lake City vivió nueve meses de agonía al conocerse el secuestro de su vecina de 14 años Elizabeth Smart, cuyo documental emitimos en Crimen + Investigación. El matrimonio formado por Brian David y Wanda Mitchell, la raptaron en su propia habitación. Fue drogada, violada y golpeada a diario y vivía amenazada de muerte si decidía huir. Además Brian la obligó a casarse con él mediante una ceremonia mormona. El 12 de marzo de 2003 la policía la liberó al encontrársela a 30km de su casa, en una calle de la localidad de Sandy (Utah). Brian David fue condenado a cadena perpetua mientras su mujer tendrá que pasar 15 años en una cárcel federal. Se espera su puesta en libertad en seis años.

Pero no siempre estos secuestros son a cargo de desconocidos, sino que en muchas ocasiones son sus propios familiares los que hacen vivir un infierno al secuestrado.
En 2017 saltaba la noticia, una chica de 33 años con una discapacidad mental aparece muerte en su casa de Osaka (Japón). Estuvo recluida en una pequeña habitación desde que tenía 16 años. Cuando la encontraron apenas llegaba a los 20 kilos de peso.

El haber tenido un hijo fuera del matrimonio fue la condena de la italiana Maria Monaco de 47 años a manos de su familia. Fue secuestrada durante 18 años en su propia habitación mientras que su hijo vivía como un chaval normal de 17 años. La policía la liberó tras una llamada anónima.

Pero sin duda uno de los secuestros que conmocionó a la sociedad fue el del monstruo de Amstetten. Josef Fritzl secuestró y violó en innumerables ocasiones a su hija durante más de dos décadas. Cuando uno de los siete hijos que tuvo con su hija necesitó hospitalización, la macabra verdad salió a la luz. Fue condenado a cadena perpetua e internado en un psiquiátrico.

También te puede interesar