24 DE enero DE 2020

Los venenos son las armas más letales que existen, capaces de matar a millones de personas en cuestión de segundos o dejar con secuelas a quién estén expuestos a su poder.

  • Ricina: Es una toxina letal que se extrae de las semillas del ricino, un arbusto fácil de encontrar en todo el mundo. Causa una hemorragia intestinal, diarreas, vómitos, hipotensión y deshidratación. Todos estos efecto causan una muerte lenta y dolorosa. Se comenzó a desarrollar para ser utilizada como arma biológica en la I Guerra Mundial aunque la contienda acabó antes de poder probarla. Aún así se siguió desarrollando y EEUU incluso diseñó bombas que liberaban el veneno. Finalmente se dejó abandonado el proyecto al encontrar otro tipo de armas menos costosas y más efectivas. En 1978 la KGB asesinó al disidente búlgaro Georgi Markov al dispararle un perdigón impregnado de ricina.

 

  • Gas VX: Es un compuesto sintético que actúa como un agente nervioso. Es un arma de destrucción masiva según la calificación de la OTAN ya que interfiere la transmisión de mensajes entre neuronas que además provoca contracciones musculares incontrolables que provocan la asfixia y por tanto, la muerte.

 

  • Batracotoxina: Esta toxina se encuentra en el mundo animal. Las ranas Phyllobates terribilis expulsan un veneno al ser calentadas que en una concentración de tan solo 2 microgramos producen la muerte. La batracotoxina impide la transmisión del impulso nervioso hacia los músculos lo que provoca la hiperexcitabilidad de los tejidos muscular, nervioso y cardíaco. Esto provoca convulsiones, parálisis y por tanto, la muerte.

 

  • Maitotoxina: Es una toxina proveniente de las algas venenosas. En el trópico es común que provoque la enfermedad de ciguatera, al consumir las personas peces que han ingerido estas algas, cerca de los arrecifes coralinos. A pesar de que se lleva años estudiando, aún no existe cura y provoca la muerte por infarto en pocas horas a aquellas personas contagiadas.

 

  • Toxina botulínica: La botulina es una neurotoxina elaborada a partir de la bacteria Costriduim botulinum. Es sin duda el veneno más poderoso ya que con una cantidad ínfima es capaz de matar a una persona. Provoca una parálisis muscular lo que lleva sin remedio a la muerte al no poder hacer los músculos del corazón su función o a los del aparato respiratorio. En estética se utiliza esta toxina conocida como botox para paralizar músculos de ciertas partes del cuerpo. Lógicamente la aplicación de esta toxina en estética es en concentraciones muy bajas para presentar un problema de salud.

 

Si quieres saber cómo algunas personas matan con estos y otros venenos, no te pierdas los sábados a las 15:15 nuestra nueva serie Crímenes con veneno.

 

También te puede interesar