1 DE diciembre DE 2016

¿Criminología o criminalística?

La criminología se ocupa de abordar los factores psicológicos y sociales que llevan al hombre a delinquir. Se centra en buscar las causas que lo originan para dar una explicación que pueda prevenir un comportamiento antisocial que derive en un acto criminal.

La criminalística es una ciencia que utiliza unas herramientas de investigación para la obtención de pruebas que posteriormente serán analizadas en un laboratorio. Dichas pruebas sirven para la reconstrucción de los hechos delictivos y se apoyan en unos principios científicos con el fin de identificar al causante del delito. Su método y técnicas son los que le dan validez científica y autoridad en un juicio.

1. Principio de uso

Un principio clave para discernir el tipo de agente o instrumento utilizado en los hechos. Este establece que, tras un asesinato, siempre queda rastro del medio utilizado para provocar la muerte. Ya sea indicios de haberse empleado la fuerza mediante un procedimiento mecánico (estrangulamiento, traumatismo, armas…), componentes químicos (intoxicaciones, envenenamientos…), agentes físicos (quemaduras, paso de corriente eléctrica…) o agentes biológicos (bacterias, virus…).

2. Principio de Producción

Estipula que, ante un crimen, el agente del mismo siempre deja un rastro de evidencias materiales de su participación en la escena. El rastro más habitual suelen ser restos de ADN o las huellas dactilares.

3. Principio de Intercambio

En la escena del crimen siempre se produce un intercambio de materiales (sintéticos, biológicos, genéticos) entre la víctima, el asesino y el contexto. Por ejemplo en caso de violación se produce un intercambio de fluidos, arañazos, sangre, restos de tejidos que facilitan la reconstrucción de los hechos e identificación del asesino.

4. Principio de correspondencia de características

En el cuerpo de la víctima pueden aparecer marcas o rastros impresos que delatan el agente empleado en el asesinato. Por ejemplo, una soga dejará su marca de estrangulamiento, las muescas de las balas o casquillos identificarán el tipo de arma de fuego o la huella que deja un objeto pesado cuando impacta facilitará su identificación.

5. Principio de reconstrucción de hechos o fenómenos

Una vez que se hayan recopilado todas las pruebas y evidencias de acuerdo a los anteriores cuatro principios, se iniciará la reconstrucción, en mayor o menor grado, de los hechos paso a paso y en el orden y forma en que se produjeron cada uno de los fenómenos.

6. Principio de Probabilidad

Tras la reconstrucción de los hechos, se procederá al cálculo de la probabilidad del resultado con un grado variable de aproximación a la verdad. La probabilidad de acierto puede ser baja, mediana, alta o nula. No se trata de una ciencia exacta, ya que durante el proceso algunos indicios y pruebas no se perciben o los que se identifican son poco fiables.

7. Principio de Certeza

La investigación finaliza con la valoración cualitativa y cuantitativa de los indicios encontrados en el lugar de los hechos y su correspondencia con el acto criminal. Por ejemplo, hay nula posibilidad de error en las huellas dactilares o en el análisis genético, por lo que la identificación del agente del hecho es de una certeza indiscutible.

También te puede interesar