8 DE abril DE 2019

Lorena Bobbitt, ahora conocida como Lorena Gallo, se hizo famosa en Estados Unidos por amputarle el pene a su marido con un cuchillo jamonero una noche de verano de 1993. Los medios de comunicación del momento únicamente se centraron en el hecho y no buscaron las posibles motivaciones de la joven. ¿Por qué lo hizo?

 

UN MATRIMONIO INFELIZ

Lorena, de origen ecuatoriano, contrajo matrimonio a los 18 años con John Wayne Bobbitt, un exmarine de 21 años, en junio de 1989 en el condado de Virginia, Estados Unidos.

La joven pareja parecía feliz, aunque nada más lejos de la realidad. Según declaraciones de Lorena, enseguida comenzaron las vejaciones y malos tratos por parte del que fuera su marido. Durante los cuatro años que duró el matrimonio, los abusos eran una constante.

Sin embargo, el 23 de junio de 1993, algo cambió. Cansada de soportar que su marido la violase, y sin estar en pleno uso de sus facultades mentales, decidió castrarle con un cuchillo de cocina.

Huyó de su casa con el miembro amputado de John que, poco después, arrojó a un jardín cercano al local donde trabajaba. Los agentes pudieron recuperarlo y se lo reimplantaron con éxito. Tanto es así que llegó a protagonizar una película porno tiempo después.

 

UN FENÓMENO MEDIÁTICO

El caso saltó a la palestra y los medios de comunicación estadounidenses se hicieron eco de la noticia. Comentarios jocosos e hilarantes eran la tónica habitual de la época.

Al retransmitir las sesiones del juicio entre Lorena Gallo y John Wayne Bobbitt por televisión, la sociedad se dividió entre los que apoyaban a Lorena y los que lo hacían con John.

Se desarrollaron dos juicios en paralelo: uno contra John por malos tratos y abusos, y otro contra Lorena por castración con alevosía. Lorena relató todas y cada una de las escenas vejatorias y violaciones a las que le había sometido John. Sin embargo, Wayne fue declarado “no culpable”.

Por su parte, ella igualmente fue declarada “no culpable”. La condena que se le impuso fue permanecer 45 días ingresada en una institución psiquiátrica, ya que el jurado dictaminó que actuó bajo una perturbación mental transitoria.

 

ERRORES EN EL TRATAMIENTO DEL CASO

Han pasado más de 25 años de aquella noche, pero el tratamiento mediático sigue cuestionándose. Los medios de comunicación más sensacionalistas enfocaron el caso en clave satírica y no con el rigor y la seriedad que requería.

Hoy en día, el caso de Lorena Gallo se empieza a tratar con perspectiva de género, algo que por entonces estaba ausente. No se profundizó en la vida que había llevado la joven al lado del que fue su marido, sino que se quedaron con el hecho más morboso.

Actualmente, Lorena lleva 14 años casada y tiene una hija. Fundó una asociación, Lorena’s Red Wagon, cuya misión es ayudar a mujeres víctimas de violencia de género. John Wayne, fue detenido en numerosas ocasiones y estuvo en la cárcel dos veces por abusar de mujeres.

También te puede interesar