27 DE septiembre DE 2019

Comienza el cole y con él los niños vuelven a verse con sus amigos y enemigos. Es importante que con el arranque del curso se controle el uso de los móviles en menores, sobre todo en niños pequeños. Tienen que concentrarse en sus clases y en las relaciones sociales con sus compañeros, como forma de crecimiento y desarrollo personal.

Aun así es complicado desengancharles de golpe, por ello hay que dejar claras unas pautas de uso así como unos horarios. En esto, cada familia decide lo mejor para ellos, aunque se aconseja que durante la jornada lectiva de lunes a viernes no puedan acceder al móvil a no ser que sea como un complemento a sus estudios. Se recomiendo además que en caso de permitirle el uso un tiempo estipulado al día, no se le deje el móvil en la habitación por la noche.

Bien utilizado, el móvil o la tablet puede servir de ayuda para el día a día escolar. Se puede buscar información, utilizar apps de refuerzo de materias o investigar para algún trabajo.

Así mismo si son menores que usan todos los días el móvil, sobre todo adolescentes, hay que advertir de los peligros que puede conllevar y de cómo hacer un buen uso. Los casos de cyberbulling se acrecientan en las primeras semanas de curso, por ello es importante que tus hijos sepan que no está bien compartir imágenes de gente que está siendo agredida, así como bulos, descalificaciones y otras formas de acosar a un compañero. En caso de recibir algo similar, también tiene que informar a un adulto para que se corte de inmediato esa actividad.

Independientemente del comienzo del curso, los menores tienen que estar alerta por el «grooming». Esta práctica es cuando un adulto se hace pasar por menor para conseguir fotos o vídeos comprometidos de un menor o incluso algo más si decide quedar con ellos. Adviértele que no se fíe de nadie que conozca por redes sociales, que avise cuando conozca a alguien y que no vaya al encuentro de esa persona y menos aun, sin avisar a un adulto.

Unido al grooming está el «sexting». Los adolescentes pensando en que plataformas como snapchat o whatsapp borran a las 24 horas los stories, se aventuran en mandar contenido que podría venirles a la contra en un futuro. En internet, todo permanece, por tanto hay que tener cuidado con qué se manda.

También te puede interesar