30 DE abril DE 2019

CASO FICTICIO

 

2 de abril de 2019. Las tres últimas personas que vieron a Jenny se personan en comisaría. Sus padres, María López y Pedro González, y su entrenador, Ramiro Sánchez.

 

EL PASADO DE RAMIRO

Recuperamos dos denuncias contra Ramiro González por abusos sexuales del año 2014. Las denunciantes eran dos de sus alumnas. Ramiro estuvo 8 meses sin poder trabajar hasta que se celebró el juicio y se dictó sentencia.

No hubo pruebas concluyentes que inculparan al entrenador y fue declarado inocente. Sin embargo, el escándalo que se desató en el barrio afectó a su imagen. A día de hoy, muchas personas le creen culpable y capaz de haber abusado de las dos alumnas.

En dependencias de la comisaría afirmó ser consciente de que su pasado juega en su contra, pero se manifestó tranquilo “porque él no tiene nada que ver con lo que le haya podido pasar a Jenny”.

 

DISCUSIÓN FAMILIAR

Entre lágrimas, los padres relatan que la noche anterior a la desaparición de Jenny esta les había comunicado que había suspendido tres asignaturas y que se estaba planteando dejar de estudiar. Quería dedicarse de lleno a la natación.

“Nosotros le dijimos que lo primero son los estudios. Que no la aceptarían en ningún centro de alto rendimiento solo por ser buena nadadora”, afirma María.

Pedro cuenta que Jenny tiene muy mal temperamento, algo que atribuye a su edad, y que enseguida comenzaron a discutir. “La cosa se empezó a poner seria y se encerró en su habitación”.

 

REDES SOCIALES DE JENNY

Jenny, como la mayoría de chicos y de chicas de su edad, es muy activa en redes sociales. Donde vemos más actividad es en su perfil de Instagram, sobre todo en las “Stories”. La misma mañana de la desaparición colgó una “selfie” con mensajes que se están analizando.

 

Aquí puedes encontrar la prueba número 1. 

 

Si quieres conocer más sobre las desapariciones y cómo poder evitarlas, no te pierdas el estreno exclusivo de Alerta Desaparecido el jueves 9, a las 22:15H.

 

Desarrolla tu teoría: 

También te puede interesar